Rastreo de direcciones IP sin autorización judicial

Rastreo de direcciones IP sin autorización judicial

El rastreo de direcciones IP consiste en averiguar desde qué ordenador o dispositivo móvil se ha conectado un usuario, pudiendo llegar a identificar el lugar y la persona que ha accedido a un servicio web. Este rastreo está protegido por las leyes, tal como se dice en la página 29 del documento:

INSTRUCCIÓN PARA EL SEGUIMIENTO Y CONTROL DE LA FORMACIÓN PROGRAMADA POR LAS EMPRESAS PARA SUS TRABAJADORES Y PERMISOS INDIVIDUALES DE FORMACIÓN (BONIFICACIONES EJERCICIO 2016)

 

“El rastreo de IP a través de las redes, está protegido y sólo se puede hacer con autorización de la policía o juez.”

Ahora bien, el SEPE da instrucciones para revisar las direcciones IP registradas en la plataforma, siempre que la plataforma lo permita, como dice en la página 30 del mismo documento:

“En la iniciativa de demanda y en el caso de que estuviéramos haciendo seguimiento de teleformación, si se detecta que en un mismo grupo que contiene participantes de distintas empresas, figurasen varios o todos los participantes con la misma dirección IP, esto podría ser un indicio de fraude o suplantación. Salvo que los participantes hubieran acudido a un mismo centro de formación o academia a realizar la sesión virtual del curso.”

En todo caso el SEPE se reserva la posibilidad de entrevistar directamente a los alumnos con el fin de comprobar si ha realizado la formación y el emplazamiento físico del ordenador desde donde se ha ejecutado el curso.

 

Asóciate y descarga el documento íntegro de instrucciones de SEPE.

Asóciate aquí